Almejas a la marinera

No hay nada como los clásicos en la cocina, y un buen ejemplo son estas deliciosas almejas a la marinera. Un gran sabor a mar para deleitar los sentidos.

Receta de almejas a la marinera

Ingredientes para preparar almejas a la marinera

  • 1 Kg. de almejas frescas
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 guindilla
  • 2 cucharadas de salsa de tomate
  • 1 cucharada de harina
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • Perejil picado
  • 1 hoja de laurel
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • Aceite
  • Agua
  • Sal

¿Cómo preparar almejas a la marinera?

  • Para comenzar este plato, en primer lugar, debemos preparar las almejas. Lo más importante para esto, es limpiarlas bien para eliminar todo rastro de arena que puedan tener, ya que si no lo hacemos bien, estropeará nuestro plato.
  • Para ello, mételas en agua con sal, bien cubiertas, cuanto más tiempo mejor. Hay que procurar que el agua esté bien fría, y dependiendo del tiempo que las dejéis, 3 horas mínimo, tendréis que cambiar el agua unas 2 veces.
  • Una vez listas, las removemos un poco para que queden bien limpias, retirar el agua y las impurezas que puedan conservar y las vamos a hervir.
  • Para hervirlas, echamos 1/2 vaso de agua en una cazuela, y al empezar a hervir incluiremos la hoja de laurel y las almejas. Mantened en el fuego durante 3 o 4 minutos y siempre tapadas.
  • Las retiramos cuando estén abiertas y colamos el agua que nos ha quedado para enriquecer la salsa (ver nota 1). Retiraremos las almejas que no se hayan abierto.
  • Para la salsa:
  • Pelamos y troceamos el ajo y la cebolla en daditos pequeños, para que no se aprecien en la salsa al finalizarla.
  • Con la misma cazuela usada para hervir las almejas, echamos un poco de aceite de oliva y dejamos pochar la cebolla y el ajo con la guindilla. Cuando se dore, añadir el pimentón dulce (ver nota 2)) y lo cocinamos bien sin quemarlo.
  • Cuando esté bien cocinada la masa pastosa que nos quedará, le damos más cuerpo con la cucharada de harina y tras unos minutos removiendo y cocinándola, añadimos el vino blanco (leí que usar un buen vino ayuda mucho, por lo que dicho y hecho).
  • Y con esto ya casi está lista, dejamos que se evapore el alcohol y le añadimos el agua de las almejas y el tomate frito, a poder ser casero.
  • Dejad que se cocine todo durante 10 minutos y añadimos las almejas, lo removemos con cariño y al plato.
  • Cortamos un buen trozo de pan, acompañamos con una copita del vino blanco y a saborear, pringar y disfrutar. Buen provecho!
Nota del autor:

1.- Yo conservé las almejas hervidas con un poco del propio líquido que soltaron para que no se secaran mientras preparaba la salsa.

2.- Mi madre me aconsejó que tuviera cuidado con el pimentón y que dejara que se cocinara bien, por lo que os lo repito a vosotros.

3.- Puedes leer la historia de esta y otras recetas en el blog "Ole tus fogones".